Turismo

Descubre el Valle del Almanzora

Turismo 2018-07-06T09:44:57+00:00

EXPERIENCIAS QUE CONECTAN LO QUE FUIMOS CON LO QUE SOMOS

Valle del Almanzora

El Valle del Almanzora recibe su nombre de un elemento transversal y fundamental que la une y la define: el Río Almanzora.

Es una comarca extensa, variada y diversa, que contrasta con la imagen tradicional de Almería, de la que sólo se conoce sus magníficas playas y los paisajes desérticos. Almería es la zona de Europa que más variedad de microclimas y paisajes pueda ofrecernos. Posee cadenas montañosas que se extienden hasta sus playas, pero que esconden en su interior autenticas maravillas por descubrir, como es el caso del Valle del Almanzora.

La Sierra de los Filabres y la Sierra de las Estancias son las dos masas montañosas que nos forman y nos delimitan y que encauzan el Río Almanzora de Este a Oeste, desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Mediterráneo levantino-almeriense. Montañas que alcanzan más de 2.000 metros de altitud, y donde es habitual ver la nieve cada invierno. Donde las masas de arboles y bosques, no hacen imaginar que el desierto está a menos de 50 km. Donde fuentes de agua, fauna y flora, enriquecen este rincón de Andalucía inigualable. Por tanto nuestro mayor valor, es enriquecer la diversidad de la provincia de Almería, y de Andalucía en general.

Toda la rica historia que nos lleva desde los asentamientos prehistóricos como la cultura argárica, pasado por romanos, musulmanes, y cristianos… hacen que el legado cultural sea tan rico como el natural. Tradiciones únicas y peculiares, y el carácter amable y acogedor de sus gentes, hacen que el año esté continuamente salpicado de acontecimientos cotidianos y festivos que aportan una visión, de la vida y del mundo, única.

EXPERIENCIAS ÚNICAS

¿QUÉ HACER?

La gastronomía del Valle del Almanzora constituye un elemento destacado de la cultura de estas tierras que durante siglos tuvo en la cocina andalusí un referente fundamental, no sólo por su importancia como fuente de nutrición y salud sino como forma de relación social y sosegado disfrute de los placeres de la buena mesa.